PRENSA

PRENSA EUROPASUR

La bailaora algecireña Noelia Sabarea, de Nueva York al XIX Festival de Jerez
Viajará dos semanas a EEUU a principios del próximo año El 24 de febrero presentará 'Flamenco, flamenca' en la ciudad jerezana

MARÍA E. SELVA ALGECIRAS | ACTUALIZADO 26.11.2014 - 05:00


Imagen de la bailaora algecireña durante una actuación.
Noelia Sabarea afronta el próximo 2015 con optimismo e ilusión. No sólo vuelve a Nueva York en enero como firme embajadora del flamenco, sino que su último espectáculo ha sido seleccionado para ser uno de los representados en el XIX Festival de Jerez. La bailaora algecireña llegará a la ciudad gaditana con Flamenco, flamenca, que pondrá en escena el 24 de febrero en la sala Compañía, dentro del Ciclo de la Raíz. 

Sabarea lleva años girando por diferentes países del mundo, especialmente por el norte de Europa, de hecho hace pocos meses estuvo en Noruega en la International Chamber Music Festival en Stavanger junto con el conocido grupo Asgeir & Mo. Ahora es cuando siente que está en el momento más importante de su carrera artística, en busca de la gran consagración en Jerez como profesional del baile. Junto con Flamenco, flamenca ha creado, dirigido y puesto en escena dos espectáculos propios más:Aborigen y Filigranas

Empezó a crear un nuevo montaje, pero lo paró de forma temporal cuando el jurado del festival jerezano le comunicó que había sido seleccionado su espectáculo Flamenco, flamenca, proyecto que ella presentó. "Ahora es lo más importante en mi carrera artísticas". Para entender la relevancia de ser seleccionada, la algecireña explicó que las dos plataformas más importantes en el mundo del flamenco hoy en día son, en primer lugar la Bienal de Sevilla y, por otro lado, el Festival de Jerez. "No es porque sea Jerez sino porque es una puerta abierta a todos los programadores de todo el mundo entero", reconoció la bailaora, que además reiteró que "es lo más importante que me ha pasado en mi carrera artísticas hasta ahora por la repercusión que tiene". Por ello confía en que pueda ser un antes y un después para su proyección. 

Antes de cumplir ese sueño cumplirá otro de nuevo, que será volver a Nueva York, donde ya ha estado tres veces, la primera vez hace dos décadas. Estará durante 18 días y compaginará representaciones de flamenco tradicional -porque irá sin su compañía- con clases magistrales. Trabajará con una compañía que está en EEUU de artistas españoles. Además ofrecerá clases magistrales en academias de flamenco, en las que ya estuvo anteriormente. 

Reconoció que esta vuelta no la había buscado, lo cual le ha provocado una mayor alegría al recibir la llamada para invitarla. En Nueva York estará en la sala Alegrías y además pasará por Filadelfia, ciudad a la que sí es la primera vez que va. "Ir a Nueva York es una enorme satisfacción porque pisar otra vez estas tierras me da mucha alegría. Es muy difícil trabajar allí porque es un punto que nos gusta a los artistas, es diferente que otros sitios, tiene otro encanto y hay mucha disposición". 

Reconoció Sabarea que hay mucho talento en Nueva York, ya que no paran de ir artistas españoles a hacer cursos y espectáculos. "Tienen una buena formación, es muy accesible para ellos prepararse con españoles. A todo el mundo le atrae mucho trabajar en Nueva York, por eso es un flujo continuo de artistas". 

Por otro lado, anunció que alumnas de su academia han sido seleccionadas para el programaMenuda Noche y actuarán en la emisión del próximo viernes, 5 de diciembre. Son nueve alumnas de entre 8 y 10 años.












DIARIODESEVILLA.ES          CULTURA
Ejercicios espirituales a golpe de tacón

JUAN VERGILLOS | ACTUALIZADO 26.06.2009 - 05:00

Baile: Noelia Sabarea. Cante: Kiko de Alcalá, Antonio Peralta. Lugar: Peña Torres Macarena. Fecha: Miércoles, 24 de junio. Aforo: Lleno.


El miércoles terminó, con su tercera entrega de la temporada, el festival Larachí Flamenca de nuevos valores. Esto, en sí mismo, ya es noticia, porque el festival es una iniciativa privada. Aunque cuenta con exiguos recursos públicos, representa todo un ideal cultural: las instituciones públicas al servicio de la sociedad civil, y no al contrario, como hoy resulta habitual; además de contar, por supuesto, con la conocida hospitalidad de la Peña Torres Macarena. 

Larachí lleva nueve años sorprendiéndonos con nuevos valores jondos que más tarde proyectan su personalidad en el mundo del flamenco. Ayer le tocó el turno a Noelia Sabarea. Esta algecireña apenas se prodiga fuera de su ciudad natal, en donde regenta una academia. Y, después de lo visto anoche, podemos decir que es una auténtica pena. Sabarea posee un estilo afilado, nervioso, muy técnico, lo que le permite subdividir una y otra vez el compás. Abrió su recital con una soleá por bulería plena de ritmo telúrico. Un baile tenso y viril en el que Sabarea esparce gotas de sutil feminidad. El contrapunto al traje masculino de su primera comparecencia lo supuso su segunda irrupción en la escena: alegrías con bata de cola blanca y mantón. Sabarea dio una lección de los elementos característicos de este baile: punteado, sutileza, liviandad, sin renunciar a sus pies poderosos y a un sentido del ritmo de vértigo, que le facilitó introducir elementos cómicos en su danza. Su dominio de la escena es total, como su entrega. Todo ello sin micrófonos y con la intimidad y el recogimiento de una función religiosa que es lo que son, hoy por hoy, las peñas flamencas: refugios espirituales.